Cansada de pensar en el éxito.

Cansada de pensar en el éxito.

 

Nunca pensé que sentiría y escribiría esto porque siempre he sido muy fan del rollo motivacional, pero llevo una temporada un poco harta de los mensajes de que podemos conseguir lo que nos propongamos, podemos ser millonarios o trabajar desde donde queramos. Yo me pregunto ¿qué pasa si estoy bien así? ¿Si mi vida sencilla de recados, actividades de mi hija y cenas con amigas me hace feliz? ¿Qué pasa si no quiero vivir siempre pensando en nuevos logros u objetivos? ¿Qué pasa si no quiero ser una fotógrafa reconocida y que el hecho de que las familias que he fotografiado tengan fotos enmarcadas ya es suficiente satisfacción para mi? O como les pasa a algunas personas que conozco ¿qué pasa si mi situación no es la soñada, no me puedo permitir dejar mi trabajo ahora o si mi proyecto se ha complicado y me ha dejado sin tiempo libre o sin dinero?

Quizás el problema ha sido que llevo muchos años leyendo y escuchando sobre el tema porque me interesaba mucho, pero tengo la sensación de que con el mundo de las redes estoy todo el día bombardeada con este tipo de mensajes. Supongo que sigue habiendo mucha gente a la que le hacen bien, pero no puedo evitar plantearme si no hay muchas otras personas en momentos bajos de sus vidas que este tipo de mensajes no hacen mas que empeorar su situación. Estoy convencida de que hay momentos que se necesita un empujón para lograr tus sueños, pero otros en los que no tenerlos o no tener la energía para ir a por ellos te hace sentirte aun peor, porque todos los mensajes que recibimos son de un éxito continuo. Y el problema que yo veo es que nunca nos paramos a pensar el precio que tiene. Porque todo tiene un precio.

Cansada de pensar en el éxito. 1

El otro día leía en la newsletter de James Clear la teoría de los 4 fogones que viene a decir lo siguiente: imagina que tu vida está representada por un hornillo con 4 fogones de salud, familia, trabajo y amistad que no pueden estar encendidos a la vez a fuego máximo porque para ser realmente feliz, dos deben estar a fuego mínimo. Según la etapa de la vida podrás dedicarle mas tiempo al trabajo y a los amigos, luego en otra será la salud y la familia, en otra será el trabajo y la familia, pero todas a la vez no es posible. Y eso es algo que nos cuesta muchísimo asimilar y aceptar y que me parece una de las mayores fuentes de infelicidad: querer llegar a todo a tope, pero sentir que no llegamos a nada. Yo el año pasado decidí que quería tener al máximo el de la familia (léase, Valentina) y que tenía que poner al mínimo el del trabajo porque la dedicación que iba a requerir cambiar cosas en mi trabajo prefería ponerla en dedicarlo a nuestra relación. Pero hace unos años todo mi fuego estaba en el trabajo. Creo que a veces cuando vemos el éxito de los demás y nos comparamos o le envidiamos, se nos olvida preguntarnos si estamos dispuestos a pagar el precio que eso le ha supuesto a esa persona.

Creo que nuestra sociedad, por fin, ha empezado a redefinir lo que entendemos por éxito. Para muchas personas el éxito ya no consiste en conseguir un puestazo y ganar dinero. Para muchos ya es poder pasar tiempo con su familia, trabajar menos horas, trabajar en algo que nos guste, poder cambiar de profesión en cualquier momento de nuestra vida o tener tiempo para hacer deporte. Aunque también es verdad que a veces no se si la sociedad ha cambiado, o yo ya tengo otra edad y las personas que me rodean también, por lo que nuestra concepción del éxito ha evolucionado (sobre este tema os recomiendo este podcast en The Goop).

Y todo esto me ha venido a la cabeza porque hoy cuando he ido a elegir un podcast para ponerme a editar he visto el de Jenna Kutcher y Tony Robbins (cuyo libro me leí hace 11 años) que en principio me apetecía mucho, pero realmente mi sentimiento escondido y no reconocido era: ¿otro podcast diciéndome que yo puedo lograrlo, que hay un curso que me puede ayudar a conseguirlo y que en una semana voy a saber mi destino en la vida?

Cansada de pensar en el éxito. 2

Creo que el buen camino en esto (como en todo, en realidad) está en la moderación. En conseguir que algunos mensajes te llenen, te aporten y te animen, pero tratar de no estar tan sumamente expuesta a ellos y que el efecto sea justo el contrario. Creo que mi solución va a ser libros puntuales sobre el tema y menos mensajes en internet. ¿Qué opinas tú de todo esto?

¡Gracias por leerme!

Marta

 

Compartir en ...
6 Comentario
  • Carmen Diaz Quiñonero
    Publicado a las 22:28h, 27 junio Responder

    Hola Marta.La vida nos cambia y nos lleva por un camino u otro según nuestras vivencias.Soy farmacéutica,veo la enfermedad hasta en gente joven. Hace casi tres años me atropellaron y tuve la gran suerte que dejé a mi peque de dos años detrás mío para mirar,sino él no estaría aquí. Unos meses después a mi marido, que iba en moto,lo arrolló un coche en plena Diagonal de Barcelona. Por la ley de protección de datos no querían decirme ni si estaba vivo o no hasta que llegué al hospital. Así que para mi el éxito es tener a mi familia y salud, ver a mi hijo reír, jugar (aunque me llene el comedor de puzzles en el suelo), y planear cosas sencillas como pasar Reyes en Port Aventura, ir al cine o simplemente tomar un helado. Para mi el éxito es ser feliz con lo que se tiene y perderme lo menos posible de mi hijo y mi familia.

    • Marta Schmidt
      Publicado a las 00:01h, 30 junio Responder

      Hola Carmen! No sabia todo eso, y ¡mira que llevamos años conectando en Instagram! Siento mucho que hayas tenido que pasar por todo eso en tan poco espacio de tiempo, pero es verdad que hay cosas duras de la vida que nos recolocan todo bastante y empezamos a vivir valorando las pequeñas cosas y aprendemos a buscar lo que de verdad nos hace felices en lugar de lo que creiamos que debiamos hacer para serlo… ¡Un beso!

  • Caterina Prat
    Publicado a las 22:39h, 27 junio Responder

    Marta, me ha gustado mucho leer este artículo. Estoy de acuerdo contigo. Yo también estoy cansada del bombardeo de “si tú quieres puedes” y “yo te ayudo a conseguirlo en 3 semanas”. El día 1 de noviembre, mi empresa cumplirá 10 años, hace 3 nació mi hija y hace 1 dejé mi estudio después de 9 años para trabajar alquilando zona de plató por horas. He tomado muchas decisiones desde que empecé, La mejor? Todas. Lo importante es adaptarse de la mejor manera posible a cada decisión y cambio. Después de tanto tiempo luchando por mi proyecto, y pasándolas de todos los colores, considero que tengo éxito. Mi éxito es estar satisfecha y enamorada de mi vida.

    • Marta Schmidt
      Publicado a las 23:56h, 29 junio Responder

      Hola Caterina, me alegro mucho de que hayas llegado a ese punto en el que tienes tu propia medida del éxito porque hay muchas veces que seguimos tirando agotadas por un camino porque es lo único que conseguimos ver como exito, cuando en realidad hay muchas formas de verlo y de vivirlo. Y si ya hablamos del «fracaso» porque las cosas cambien o sintamos que hemos llegado a un tope con ellas (como dejar tu estudio por ejemplo) ya daria para otro post 🙂

  • Itziar Villar
    Publicado a las 11:04h, 29 junio Responder

    Qué pedazo de post Marta!!No me he podido sentir más identificada. Has escrito realidades auténticas que me llevaban rondando por la cabeza y no sabía como canalizarlas…con este post las has puesto en orden . Cómo fotógrafa profesional empatizo mucho con lo que dices. Le he leído este post a mi pareja que es autónomo también y le ha encantado.
    Gracias por ser tan transparente!
    Itziar

    • Marta Schmidt
      Publicado a las 23:53h, 29 junio Responder

      ¡Muchas gracias Itziar! ¡Me alegra mucho saber que hago bien hablando de estas cosas que se ma pasan por la cabeza y que otras personas os sentis igual!

Publica un comentario
Para obtener más información puede acceder a las condiciones generales de uso del blog y nuestra política de privacidad

Marta Schmidt